La natación


///   Texto de Jean-Louis Maffre

¿Bañarse o nadar?

Si bien, como hemos visto, la Edad Media de Béarn fue escenario de competiciones y enfrentamientos ecuestres, solo en tiempos recientes se ha hecho una distinción entre "bañarse" y "nadar". Hoy, hablar de natación es hablar de deporte. Y, como los mejores atletas están notando actualmente, mientras uno "juega" en deportes de equipo (por ejemplo, uno "juega" fútbol, rugby, baloncesto) uno no "juega" en competencias de natación, nadamos.

 

Todo apunta a que en aquellos días la gente se bañaba en ríos, lagos y estanques para lavarse o para escapar del calor y refrescarse. Podemos imaginarnos que nos divertíamos salpicándonos en la cara con grandes palmadas sacadas a la superficie del agua, que nos costaba sacar nuestras copas para beber. Tuvieron que pasar siglos para que me viniera a la mente el deseo de competir con otros en un medio acuático en una distancia precisa midiendo el tiempo de viaje: hasta entonces, el juego era fundamental. Pero, para enfrentarnos así, aún habría sido necesario que en vez de darnos un chapuzón o chapotear como un perrito, aprendiésemos a nadar. Los profesores debieron de estar desaparecidos…   No hemos encontrado en los archivos y documentos oficiales ningún rastro de estas banales actividades anteriores al siglo XIX. Y las órdenes policiales que lo mencionan hablan prácticamente sólo de prohibiciones, a veces levantadas antes de ser confirmadas, o incluso de raras excepciones.

 

Indudablemente, hasta entonces, la libertad se la dejaba practicar la natación donde la podías escuchar con el atuendo que creías adecuado para usar, y eso obviamente no suponía ningún problema. Hasta julio de 1821 sin embargo porque, el día 21, "El alcalde de la Ciudad Buena de Pau supo con dificultad, por relato de gente respetable, que a los jóvenes les gusta bañarse en los ríos y preferentemente en las partes que bordean y riegan públicos". paseos, balizamientos, diseños y disposiciones contrarias a la moral”.  Resultado: “Queda expresamente prohibido bañarse en los ríos próximos a los paseos, lugares de paso y demás lugares frecuentados. que cualquiera que se bañe en los lugares más remotos se acerque indecentemente a los paseos y lugares de paso". Por lo tanto, está prohibido bañarse en el Ousse para evitar cualquier "desprecio público a la decencia".

Esta prohibición claramente no se respetó ya que numerosos recordatorios fueron emitidos por nuevos decretos de policía, especialmente en 1826, 29 y 30. En 1831, incluso se precisó que las disposiciones tomadas se "violaban diariamente": individuos bañados en el Canal des Moulins. Se recuerda entonces que está prohibido bañarse "en el río próximo al puente, así como a los carreteros que, para sacar piedras o arena del cauce del torrente, se expongan en estado de total desnudez a la mirada de los vecinos de dicho puente y transeúntes". Para que nadie lo desconozca, este decreto será nuevamente publicado en el pueblo al son de trompetas y tambores. El llamado al respeto al pudor, que hoy podría hacer sonreír, es la causa de la reiteración de estos múltiples órdenes en los que se trata de "persona no cubierta decentemente", de "desnudez indecente".

 

Sin embargo, a petición del director de la escuela, los alumnos serán autorizados a bañarse en el canal Bois-Louis a partir de junio de 1848: "Considerando que los alumnos de la escuela, estando bajo la supervisión de los maestros de estudios, siendo capaces de realizar cualquiera de los actos enumerados en el decreto anterior [21 de julio de 1821] que, por lo tanto, no hay inconveniente en establecer una excepción para el caso que se presente y que, además, están todos equipados calzoncillos". Otras excepciones se otorgan temporalmente por clima muy caluroso, pero son muy restrictivas ya que se limitan a los martes y viernes de 18 a 20 horas,
y solo para hombres que tenían que usar ropa interior para evitar la desnudez indecente. Además, el tráfico y el estacionamiento en el Bois-Louis estaban prohibidos para las mujeres. Esta autorización fue revocada en 1867 debido a la construcción de la estación Chemins de fer du Midi y al tráfico resultante en las vías que conducen a ella: "Considerando que el establecimiento de la estación y su entorno a lo largo de este arroyo, el curso de agua aguas abajo y el ferrocarril línea a la derecha de la estación traía tráfico continuo hasta este punto, que la promenade du Bois-Louis, que es hoy una avenida de la Gare, está atravesada en todo momento por personas de cualquier sexo y de cualquier edad; "Considerando que, en estas circunstancias, la conveniencia pública no permite mantener el permiso otorgado”…

Pero los estudiantes de secundaria se ven "privados de baños de río" debido a esta construcción, mientras que el ministerio ha recomendado lecciones de natación para evitar el alto número de ahogamientos que acosan regularmente a Béarn. Por lo tanto, está previsto excavar una cuenca "en el centro del prado de la escuela secundaria".
Sería una elipse de 20 m por 10 y de 1 m a 1,20 m de profundidad. Para ello se abre un crédito de 743,50 f. (Archivo de la Comunidad, 2D2/4, septiembre de 1867).

¿Esta cuenca fue construida? Lo averiguaremos más adelante de forma indirecta. (Ver más adelante).

El proyecto de dotar a Pau de un estanque público, si se mencionó en el Consejo Municipal de 5 de agosto de 1878 (Archivo de la Comunidad, 1D1/30), desapareció en el encargo que debía estudiarlo. ¿No es costumbre decir que, para enterrar un proyecto, basta confiarlo a un encargo? Otro proyecto, éste privado, puso en crisis a la ciudad durante mucho tiempo. Fue, según el Journal des Étrangers del 19 de octubre de 1881,
"el establecimiento de un lago para juegos náuticos con una escuela de natación (...) su realización sería una cosa encantadora y soberbia a la vez; pero creo que los terrenos destinados para este establecimiento, además de que serían muy caros , están bastante mal ubicados". Para el Sr. Lamanou , esto implica tener un lago de 800 a 2.000 metros de circunferencia excavado entre la orilla del Gave y la vía férrea, al este-sureste-noreste de la estación. La prensa describe abundantemente los detalles del proyecto que parece grandioso. Pero el caso se prolongó y, con regularidad, los diarios locales se hicieron eco de las polémicas que agitaban a la población. Según L'Indépendant del 25 de enero de 1896, "Hay (...) serias objeciones contra el lago proyectado. (...) Hay miles de metros cúbicos de tierra más o menos pantanosa para remover, extraer y depositar, nadie sabe donde. Tememos por la salud local este considerable movimiento de tierra insalubre. (…) será una cruel decepción hacer desaparecer este lago en el que contamos con tantos otros. Es cierto que quieren, dicen, reemplazar el lago con velódromo"...   Y el proyecto que tanto tiempo había tenido en vilo a la población de Pau fue finalmente abandonado...

El 3 de julio de 1887 apareció un nuevo decreto (el último mencionado): "Por la violación de la moral, está prohibido bañarse en el Ousse desde el puente de la carretera de Bizanos hasta el muro de cerca que separa la Place Royale de la propiedad del Sr. Mesplès ".

Fue una iniciativa privada para finalmente ofrecer a los Palois un lugar para aprender a nadar. Es debido a
Louis Péguillhan , instructor patentado de Joinville de gimnasia, boxeo, bastón, tiro, esgrima y natación, sargento en el 18 RI hasta 1901. (Fue sucesivamente teniente y luego capitán de los bomberos en 1919 y luego en 1923). Luego abrió un gimnasio privado (como se decía en ese momento) y entrenó voluntariamente a los Poppies (equipo de rugby de la escuela secundaria), la Sección Paloise, el patrocinio secular de las escuelas primarias.

( D. Décamps , Vida deportiva en Pau de 1900 a 1920, Tesis de tercer ciclo, Pau 1979).

 

Creó en 1904 en Bizanos, en el canal de Heïd que alimenta la central eléctrica, una escuela de natación. Da clases allí por la mañana para damas y familias. El Ayuntamiento de 24 de julio le concede 3.000 vales para colegios a 0,10 francos cada uno. En 1907 y 1908, Louis Péguillhan pidió al Ayuntamiento 500 francos "para proporcionar durante las vacaciones largas, 3 veces por semana, a todos los niños de las escuelas públicas baños de aguas abiertas en la piscina de Bois-Louis"._cc781905-5cde- 3194 -bb3b-136bad5cf58d_

(Archivo de la Comunidad, 1D1/43 de 27 de mayo.)

 

Se le concedieron 300 francos y, en 1908, se confiaron a los directores 3.000 vales nominativos para evitar el tráfico que había sido deplorable en 1907. Pero los cursos se interrumpieron "debido a trabajos realizados por la Compagnie de chemins de fer du Mediodía". (Memoria de Pau, AMCB 1996) que la privan de su piscina.

"Logró alquilar la margen izquierda del canal Buc, conocido como de Marsan" (ibíd.) cerca del puente 14 de julio. L'Indépendant del 29 de junio de 1912 anuncia "el establecimiento de baños fríos en el río" de 6 am a 8 pm De 6 a 9 se dan cursos de cultura física método Hébert, de 9 a 12 se acoge a las damas y sus familias. “Durante estas horas, la camiseta interior larga es de rigor para los hombres”. (ibídem).

Este cierre, afortunadamente compensado por su nueva ubicación, frustró los planes de
Louis Péguillhan para continuar su trabajo y ampliarlo. De hecho, en una carta al alcalde de Pau del 6 de mayo de 1913, propuso al municipio organizar clases de natación para los alumnos de las escuelas públicas durante las vacaciones.

(Archivo de la Comunidad, 1D1/45 de 23 de mayo).

 

Pidió 6 francos por cabeza para noventa alumnos y ofreció lecciones diarias, excepto los domingos, de 9 am a mediodía. La instrucción se haría en grupos de quince niños, por turnos, con un registro de asistencia. Era necesario un certificado firmado por los padres para beneficiarse de las lecciones impartidas con la ayuda de su esposa, que era adorada por los alumnos. Esta propuesta fue aceptada por el Consejo Municipal y se le asignaron 540 francos. (ibídem).

Esta balsa solo funciona del 15 de julio al 15 de septiembre por el enfriamiento del agua, se deduce que, de octubre a junio, Pau no tiene instalación permanente ya que, como supimos tarde en esta ocasión, las piscinas de la escuela están desatendidas. (Esta es la piscina de la que hablábamos más arriba y de la que no habíamos encontrado ningún rastro de su existencia; por lo tanto, de hecho había sido excavada, luego acompañada por al menos otra que, hasta donde sabemos, no hay duda en ningún otro lugar) .  
La partida para la guerra de Louis Péguillhan interrumpió el funcionamiento de la escuela que se reanudó en el mismo lugar a su regreso en 1919. Según su hijo Gérard , duró hasta 1937. Mientras tanto, en 1928, había completado 10 Taylor Street "un piscina climatizada de invierno" cuya construcción había sido abandonada en el siglo XIX. Pero la cuenca, demasiado costosa en energía, minó sus finanzas y fue cerrada debido a la crisis económica de 1929.

Si hemos de creer en documentos dispersos, los proyectos de piscinas florecieron pero fueron abortados por varias razones, y parece que, en esta área, el municipio no mostró ningún deseo particular de lograrlo. Veamos algunos que no vieron la luz del día.
En una carta del 25 de octubre de 1922, Alphonse Meillon , presidente del Syndicat d'initiative, propone la instalación de una piscina en el Véloce-Club (en el lugar del actual estadio Philippe-Tissié). Podríamos, propone el Sr. Meillon , utilizar las pistas de tenis abandonadas de Bois-Louis, conservar el velódromo, las pistas de tenis utilizadas y el campo de croquet. De esta forma se podría construir una balsa de 25 m por 60, alimentada con agua del canal.

Del 4 de noviembre de 1935 al 19 de junio de 1937, se habla del proyecto A. Ponsard – Portiques en el sitio de Portiques d'Aragon, en el Boulevard des Pyrénées, que se comprará al síndico concursal de la Société Financière du Nord para 2.000.000 de francos más el precio del terreno. Se hizo una solicitud de subvención al Ministerio de Deportes, pero se pospuso la promesa de vender los Pórticos por 800.000 francos porque la construcción de grupos escolares parecía más urgente. Más adelante se presenta una nueva versión del proyecto: una empresa compraría los Portals y construiría una piscina a sus expensas con el depósito previo de una garantía en un banco. La instalación sería explotada bajo su exclusiva responsabilidad o por una empresa autorizada por el Ayuntamiento. La ciudad se convertiría en propietaria después de 30 años. Al operador se le pagaría una "subvención a tanto alzado e invariable", independientemente de las pérdidas o ganancias obtenidas. El Sr. Ponsard rechaza la transacción.

(Archivos de la comunidad, 1M7/2).

Una deliberación del Consejo Municipal del 2 de julio de 1937 enumera tres proyectos de piscinas: se propone una cubierta y climatizada en el Estadio en la estación por 3.700.000 francos, cuyas anualidades ascienden a 259.000 francos. El costo de operación se estima en 781.000 francos por año; otra al aire libre por 50.000 francos al año; la Sección Paloise, cuyo presidente es Charles Lagarde , proyecta una piscina en el West Stadium de 33 m por 12 con una piscina escolar de 4 m por 12. Se construiría en terrenos comunales. La instalación costaría 150.000 francos más los filtros valorados en 20 o 25.000 francos, todo acercándose a los 200.000.

Una contrapropuesta relativa a los Pórticos de Aragón ("lugar abandonado con encanto") retoma el antiguo proyecto "que se podría haber realizado sin coste alguno para el Ayuntamiento. No lo adoptamos pensando que podíamos hacerlo mejor y, en al final, no hicimos nada". ( Sr. Verdenal ).

Y se nombra una comisión... (Ibíd. 1D1/54).

El 10 de febrero de 1938, el arquitecto Charles Millot , 5 rue Fénelon en París, ofreció comprar los Portiques d'Aragon y proporcionó planos y especificaciones para una piscina cubierta climatizada. Pero como la parte sur de los Pórticos no podía comprarse, no podía emprender la construcción en un terreno que encontraba demasiado estrecho para la realización de sus planes.

Del 26 de septiembre de 1934 al 25 de julio de 1941 se habla de una piscina municipal que sería creada por una empresa para la instalación y explotación de los servicios públicos. Se ubicaría en el antiguo velódromo de Bois-Louis y, sobre 1.000 m2, dos piscinas de 33,33 m por 12,50 m, con una profundidad de 0,80 m para el baño pequeño y 3 m para el grande, con una capacidad de 800 m3 . Costaría alrededor de 3.700.000 francos.
Pero el 3 de agosto de 1935, debido a la situación financiera de la ciudad, el municipio no dio seguimiento.

Será lo mismo para las propuestas de la Sociedad General de Piscinas en abril de 1935, de los Establecimientos Houdry en julio del mismo año, del proyecto de Jean Dubarry de la Salle el septiembre siguiente sobre el solar del velódromo, el Club Náutico de Pau en noviembre (ibid. 1M7/1).

De 1941 a 1943, se licitó un proyecto en la Place de Verdun. De los 20 candidatos que se presentaron, 13 fueron seleccionados. El jurado reunido el 19 y 26 de enero de 1942 estudia dos expedientes y conserva el titulado "Cinco sellos azules del MARISCAL" (Estamos bajo el régimen del Estado francés).   La Junta lo considera "bastante resumido; no es inmediatamente ejecutable y no nos parece aceptable por el Jurado. Profundas modificaciones que afectan la consistencia general del proyecto y el diseño mismo se necesitan obras". (ibídem).

Para no seguir con una tediosa enumeración detallada de todos estos fracasos, contentémonos con citar sucintamente los otros proyectos que tampoco llevaron a ninguna realización: entre  1942 y 1945, en el campo Nolivos , en la esquina de la rue de Liège, la rue Montpensier y el boulevard d'Alsace, frente al Parque Municipal, para un campo de deportes y una piscina que ha sido objeto de serios estudios y una competición antes de ser también abandonada en agosto de 1945; en el Estadio, por la Sección Paloise, entre 1945 y  1948, que será criticado por un anteproyecto demasiado sumario; en Lawrance Park, de 1947 a 1952.  
La reputación de "Reina de los Deportes", que quizás Pau ya no tenía en ese momento, se vio truncada...

Así, antes de la Segunda Guerra Mundial, Pau no disponía de piscina y sólo el Gave, el Ousse y el Ousse des Bois ofrecían sus orillas y su corriente a los bañistas. En estas condiciones, no se podía hablar de natación y menos de competición. Los chavales no se privaron de navegar felices en esquemáticos esquifes hechos de cachivaches con latas, tablas y alambres de hierro recuperados de "bourriers", escalfando pesquits y espigas a mano oa mano botella.
Chapoteaban alegremente sin preocuparse de enfrentamientos o actuación, si no de jugar al que se quedaría más tiempo en el fondo del agua sin respirar. Y como los relojes estaban reservados para adultos con ciertos ingresos y los raros cronómetros para deportistas profesionales, los segundos se decían oralmente...

Posteriormente se pondrá a disposición de los habitantes de Pau una única y modesta piscina, la de Coy, creación privada del club deportivo Pyrénéa en 1978 en la localidad de Bizanos. A principios de verano, casi todos los años, los miembros de la asociación tenían que vaciarla de guijarros, grava y árboles traídos por las inundaciones (en ese momento, los materiales plásticos aún no habían colonizado mares y ríos de agua) y ser restaurado para dar cabida a un público impaciente. Le Coy fue escenario de competencias de clavados de alto nivel, y el campeón local fue adorado por chicas enamoradas. La piscina también se utilizó para los eventos de natación BEPC. Las familias tenían sus hábitos allí, venían a hacer un picnic allí: la charla y el chisme iban bien. Era también un agradable lugar de encuentro para los jóvenes que, con la amplia acera que se extendía frente a las Galeries Modernes, proporcionaba un lugar de encuentro apreciado por los adolescentes. Sobre todo porque, a diferencia de las Galleries (las Gal's como decíamos entonces), podíamos comernos con los ojos más o menos discretamente a las chicas en traje de baño que fingían indiferencia pero no perdían una miga de sus miradas por debajo de los chicos muy interesados... Sin embargo, esos quienes no podían pagar la entrada se consolaban retozando gratis en el Gave à Mazères y tomando el sol en el dique. Los más valientes o los más fanfarrones (chicos qué) saltaban o se lanzaban desde la antigua pasarela. Luego, teniendo la ciudad por fin una extraordinaria piscina nueva debajo de la villa Nitot, estas instalaciones fueron destruidas para dar paso al Stade d'eaux-vives, sin que la población sufriera particularmente. El Estadio Náutico, por el tamaño de sus dársenas, la superficie de los terrenos contiguos, los vestuarios y las duchas, hizo olvidar rápidamente al Coy.

 

Hoy, los Palois pueden elegir entre tres piscinas municipales: el Complejo Náutico Louis-Péguilhan, el Estadio Náutico con sus equipos de competición y el Centro Acuático Calicéo centrado en la relajación, el aquagym y el bienestar.   Según Internet, Pau cuenta con un total de una veintena de piscinas a las que podemos añadir, por su proximidad inmediata, las de Billère y Lons.

Source : Archives communautaires de Pau - Usine des Tramways