tiro al pichón


/// Texto de Jean-Louis Maffre

Según D. Décamps (op. cit.), esta actividad habría comenzado por iniciativa de "armeros que vieron allí un medio de aumentar sus ventas atrayendo hacia ellos una nueva clientela que no miraba a los gastos, los extranjeros". La actividad resultó lucrativa hasta el punto de que los armeros, que eran sólo dos en 1839 y 1841 ( MM. Lissonde y Briol ), quedaron cinco en 1905 con el inamovible Sr. Lissonde . MM. Briol , Aubin , Loustalot y Lauga habían desaparecido en vísperas de 1900. MM. Luego se añadieron Hourat , Poullenot , Zeiss y Jamet . El primero y más importante, el único cuyo nombre cita la prensa, es M. Lissonde , 27 rue Prefecture.

Desde el 7 de junio de 1846 hasta 1863, cuando fue trasladado a Gelos en un prado frente al castillo de Lezons, el campo de tiro se ubicó en el hipódromo. Luego, en 1872, la propiedad Saintongez llamada al principio "Champ Saintongez" antes de convertirse en el "Stand Saintongez" fue incendiada en el Chemin du Loup. 
Según el Journal des Étrangers del 26 de febrero de 1876, el propietario, M. Lissonde , "sigue lentamente su modesta carrera, contentándose con ofrecer distracciones tranquilas dos veces por semana a sus fieles clientes". Parece, sin embargo, que esta actividad está más agitada y polémica que lo que dice de ella el periodista ese año. En efecto, algunos practicantes se quejan de la apatía de las palomas ofrecidas a sus distracciones: "palomas reumáticas, flacas o enfermas (...) palomas que, por falta de comida suficiente, no pueden volar y a las que hay que estimular con guijarros (...) la débil paloma empieza a correr por el suelo, sin tener fuerzas ni para volar. Otras se niegan a salir de la caja y quedan atrapadas en la red como vulgares mariposas”, se quejaba un lector a Pau Gazette el 2 de abril de 1882.

Se producen incidentes que se relatan en artículos preocupados o irónicos. Hay que saber que las palomas que no fueron sacrificadas por los competidores y cruzan los límites de la grada interesan a un buen número de Pau. Éstos, armados, se apostan así en los límites del campo... Pau Gazette del 18 de febrero de 1883 explica que "cada día de caza, el campo de Saintongez está literalmente rodeado por una multitud de cazadores (contamos hasta cincuenta y más) que esperan en la salida a las palomas erradas por los tiradores. Cuando embriagados por el olor de la pólvora, aparece una paloma ya herida y rozando el suelo con la punta de su fusil, la disparan sin calcular dónde su corte".   El 26 de febrero siguiente, el periódico volvió a informar que "algunos de esos deportistas-aficionados (sic) que pululan los días de tiro, al no ponerse de acuerdo sobre la propiedad de una paloma, se amenazaban unos a otros con sus disparos.Poco después, una nueva reyerta sobre un perro demasiado bien adiestrado que, poniendo en práctica la máxima: Que debes llevar tu propiedad donde la encuentres, informando a su amo de los pájaros abatidos por las personas en cuestión, amablemente prescindir en el futuro de enviar su ventaja sobre la tribuna y los espectadores".  

 

Sus remates representan un peligro tanto para los participantes como para el público del stand. Además, pone en riesgo a las personas que usan los dos carriles muy transitados que lindan con la propiedad. Por no hablar de que las detonaciones excitan a los tiros de carruajes tirados por caballos que a veces se llevan el bocado entre los dientes. Por lo tanto, debe ser subsanado. Inicialmente, se elaboran PV por "delito de caza en tiempo prohibido". Pero la justicia decide que no hay necesidad de condenar, ni siquiera en apelación. Por lo tanto, se considera la casación. Los participantes, a través de Pau Gazette, reivindican el derecho a “poder acudir con seguridad a un encuentro deportivo, y con la certeza de volver sin haber recogido unos balines destinados a una paloma”.   (29 de abril de 1883).

El periodista juega la amenaza que por fin puede sacar al municipio de su letargo: “No olviden que el tiro al pichón es, junto con las carreras y las cacerías, el deporte más extendido”. (ibídem). Sin duda, es por estas razones que el tiro al pichón del Sr. Lissonde se trasladó a la llanura de Billère, al borde de la vía férrea, donde se inauguró el 23 de enero de 1884. Allí, al menos, los tiradores y los espectadores estarán seguros. de las pistas de los "cazadores furtivos". Pero después de haber comprado el terreno el Pau Golf-Club, en febrero de 1892 se acometió un nuevo traslado a la Granja Victoria, 7 avenue Dufau. Sin embargo, esta solución solo dura hasta diciembre y se abre un nuevo stand en Chemin Philippon.

Debido a la locura por esta actividad, disparamos al mismo tiempo o sucesivamente en otros lugares. Primero con el Sr. Canteloup en 1892 y 1893 en Champ Saintongez chemin du Loup. El Journal des Étrangers del 4 de diciembre de 1892 está encantado con la reapertura de este stand el 8 de este mes. Según él, la nueva instalación “no deja nada que desear. Allí encontraremos todo el confort posible, refugio del mal tiempo, la habitación climatizada, etc, etc. (…) Los lunes, martes y viernes están especialmente reservados para gallinas y concursos". Luego se trasladará a Billère el 1 de enero de 1900. También disparamos al Sr. Hourat , armero arcabucero 10 rue Castetnau luego place des 7 Cantons. En 1893, se instaló primero en la carretera de Tarbes en el prado de Trouilh, luego en Champ Saintongez en el Chemin du Loup antes de abrir un nuevo puesto en la carretera de Burdeos. Allí se puede disparar al blanco o practicar tiro al plato, disparar a animales vivos: alondras, gallos, faisanes y liebres. L'Indépendant del 14 de enero de 1894 informa que el stand cuenta con una "Máquina Bal-trap (sic), nuevo modelo, destinada a los jóvenes tiradores. Funciona todos los días al antojo de los aficionados". Este dispositivo debería eventualmente suplantar el tiro de palomas vivas a un precio demasiado alto para, en cambio, ofrecer objetivos inertes. Sin embargo, como vimos anteriormente, todavía se ofrece a matar animales, "alondras de procedencia especial para disparar". (ibíd., 23 de febrero de 1894).

“En 1901, por la falta de ayuda de la municipalidad, este tipo de tiro desapareció de las actividades deportivas de la ciudad porque el Concejo Municipal lo consideró como una diversión adicional para los visitantes invernales, pero [que] en ningún caso podría reclamar atraer nuevos clientes.

 ( D. Décamps , op. cit).

Sin embargo, parece que está haciendo un mal análisis si hemos de creer a Pau Gazette del 30 de octubre de 1904. Después de haber señalado que en Pau el tiro al pichón "existe sólo en un estado rudimentario y primitivo", el autor del artículo muestra la retraso de la ciudad frente a sus competidores de invierno y de playa, las ciudades de Contrexéville, Royat, La Bourboule, Royan, Boulogne, Vichy, Biarritz, Luchon y Cauterets en particular.
Insiste además en que “el tiro al pichón es hoy en día uno de los deportes de moda y más selectos” (sic). Ante la demanda de ingleses y estadounidenses por esta actividad, apunta que “hay una clientela que captar que es muy apreciable”. También explica la extraordinaria popularidad de este deporte por el hecho de que es objeto de apuestas "incluso con más ardor que en las carreras de caballos". Concluye que “el Ayuntamiento tiene el interés más directo en fomentar el tiro al pichón y participar en la medida de sus recursos en la realización de un programa presentable”. Sin duda el mensaje se escuchó ya que, en una carta del 23 de octubre de 1904 dirigida al alcalde, el barón de Lossy se compromete a pagar más de 30 000 francos en premios a los tiradores a cambio de una subvención de 5 000 francos para crear un tiro. campo de tiro y organizar concursos.

(Archivos de la comunidad, 3R1/7).

 

El 16 de noviembre, el Ayuntamiento “aprobó la creación por parte del Sr. de Lossy de un campo de tiro al pichón en el Hipódromo de Pau, similar a los que existen en Ostende y Cabourg”. ya lo hemos recogido
En cuanto a otros deportes, esta política del Ayuntamiento se explica por la conciencia de la necesidad de mejorar las actividades de ocio de los visitantes de invierno para mantenerlos en Pau y por el interés comercial que representa la asistencia de nuevos turistas adinerados.

Luego, se asignó un terreno a la Société d'Encouragement "en el césped cerca de las cabinas de apuestas mutuas", anunció Pau Gazette el 11 de diciembre. Tras la instalación de las instalaciones, el stand está abierto todas las mañanas, desde mediados de diciembre hasta mediados de febrero, excepto los domingos y días de carreras para no asustar a los caballos. El concurso se abre el 14 de diciembre. La ciudad de Pau, el Palacio de Invierno y el comercio de Pau ofrecieron 40.000 francos en premios. Del 14 de diciembre al 30 de enero, casi todas las tardes, se llevan a cabo veinticinco concursos, la mayoría de los ganadores de los cuales son recompensados con premios en efectivo que van desde 500 a 5.000 francos para el Gran Premio del Palacio de Invierno. El Prix de Garlin del viernes 16 de diciembre y el Prix du Trotting-Club del sábado 28 de enero están simplemente dotados de un objeto de arte. Estos eventos son seguidos casi inmediatamente por los Grands Concours internationales que tienen lugar del 1 al 27 de febrero y ofrecen catorce premios que van desde 500 a 5.000 francos para el Grand Prix de Pau. Municipios del departamento como Le Boucau, Lescar, Biarritz, Oloron, Orthez, Laruns y Eaux-Bonnes ofrecen algunos de estos concursos. Bagnères-de-Bigorre y Lourdes hacen lo mismo. El Palacio de Invierno también participa ofreciendo un Premio Palmarium. El importe de los compromisos recibidos por el organizador depende del premio acumulado: 10 francos por 500 premios en metálico, 20 por 1000, 30 por 2000 y 40 por 5000. Las palomas reciben 2 francos (ibid). Entonces no sabemos más sobre estas instalaciones, el Barón de Lossy ha cesado su actividad.

No fue hasta 1911 que nació un nuevo proyecto de tiro al pichón. Es iniciado por MM. Bernouville , propietario del tiro al pichón de Saint-Jean-de-Luz, Campagne , propietario del Hôtel Gassion, y Bertrand , concesionario del Palais d'Hiver, ya muy involucrado económicamente en las competiciones de 1904. Después de esta larga interrupción, El Ayuntamiento vuelve a tomar conciencia de lo que aporta a la ciudad una actividad así y reconoce de nuevo la necesidad de contar con un stand "para añadir a los atractivos de la ciudad de Pau un deporte del que, hasta el día de hoy, carecía en un continua y seria, el tiro al pichón, deporte muy popular y frecuentado en todos los balnearios termales, invernales y balnearios que gozan de cierta reputación en el mundo".

  (Archivos de la comunidad, 1D1/45).

 

Se vota una subvención de 6.000 francos para la instalación de un tiro al pichón permanente: "Pau tiro al pichón tendrá una instalación y unas competiciones dignas de nuestros otros deportes y de nuestra fama deportiva". (ibídem). Para ello se construye una grada de los Pirineos y un pabellón de la ruta de Burdeos, 200 m después de la terminal de los tranvías urbanos, frente a la grada del Sr. Hourat antes mencionada.

Por más de 15.000 francos, la construcción de 17m por 35m incluye guardarropa, restaurante, dos terrazas (una descubierta y otra cubierta), sala de estar, despensa, lavabo y WC. También está prevista una tribuna para los espectadores. El stand está abierto desde el 15 de diciembre hasta Semana Santa y se beneficia de publicidad mundial. Para el concurso de enero de 1912, la Ciudad votó una nueva subvención de 6000 francos, el Palacio de Invierno ofreció 10 000, el Sr. Bernouville 5000 cuando el Sr. Campagne dio 4000. Este evento fue un éxito_cc781905-5cde- 3194-bb3b-136bad5cf58d_ que hace posible considerar otras competencias para el año siguiente.

La subvención de 12.000 francos solicitada fue reducida a 8.000 por el Ayuntamiento el 15 de octubre de 1912 (Archivo de la Comunidad, 1D1/45).

 

Se promete una dotación de 100.000 francos en efectivo. Las competiciones comienzan el 15 de diciembre y ofrecen 500 francos todos los días hasta el 2 de enero. Luego, del 2 al 22 comienzan los Grandes Concursos Internacionales: se reparte un premio de 5 000 francos, cuatro de 10 000 y uno de 25 000. Luego, del 22 al 30 se ponen en concurso premios de 5 000, 3 000 , 1000 francos, etc. El programa se publica "bajo el patrocinio del Syndicat d'Initiative Pau-Béarn-Pyrénées".

 (Archivos de la comunidad, 3R1/7).

 

Los participantes pagan 3 francos por escopeta, paloma y cartucho incluidos. Si se aceptan apuestas con público, el coste ronda los cincuenta francos. (ibídem).

Los competidores son principalmente extranjeros de paso, muchos de los cuales deambulan por las competencias en balnearios termales e invernales. Su nivel cuasi-profesional excluye en gran medida a los integrantes de la colonia extranjera de Pau que se conforman con "más tiros familiares del campo de Saintongez o de Billère,
y se contentan con estar allí como espectadores".

 ( D. Décamps , op. cit).

Dado el éxito de estos eventos, que mantienen a los "mejores fusiles europeos" (ibid) en Pau durante un largo periodo, está previsto duplicar las instalaciones. De hecho, no será porque se haya abandonado esta práctica, no por su crueldad ya que se trata de animales vivos que muchas veces resultan heridos, sino por su elevadísimo coste. No fue hasta la década de 1950 que se emprendieron intentos de revivir esta práctica.

(Archivos de la comunidad, 3F3/4).

 

La creación de un campo de tiro para palomas vivas cerca del antiguo aeródromo de Idron, que estaba ubicado a lo largo de la carretera de Tarbes, se rechazó no por compasión por el sufrimiento animal, sino por razones de seguridad. “La instalación de tiro al pichón en el lugar previsto no es compatible con el normal funcionamiento del aeródromo”, salvo que existan más de 100 m entre los tiradores y la pista de vuelo especifica el Ministro de Fomento en carta de 25 de agosto de 1952 .

(Archivos de la comunidad 3F3/4).

 

Por otro lado, en junio de 1951, la solicitud de creación de un tiro al plato fue aceptada con el desarrollo final de un campo de tiro al plato en el Domaine de Sers por una petición de Ball-trap Béarnais.
Funcionará a partir de 1951 pero será prohibido en 1964 debido a las molestias que ocasionaba a los caballos el uso de las pistas de práctica. El ruido de las detonaciones asusta a los animales, al igual que les inquieta la caída de los perdigones sobre el techo de sus boxes. La actividad del club cesó definitivamente el 31 de octubre de 1964. La importancia del segundo complejo ecuestre de Francia en el que evolucionan los caballos explica la elección del municipio. En la actualidad, este deporte se puede practicar dentro de la Union Sportif des Pétroles d'Aquitaine.

Así, los llamados deportes "mundanos" del golf, el polo, la caza del zorro, el tenis, el croquet y el tenis fueron introducidos en Béarn por la colonia anglosajona. Se distinguen por el claro corte que establecen sus practicantes no sólo con los nativos, sino también con los ingleses afincados en Pau que ejercen un oficio. Son actividades reservadas de hecho a una "élite" social y financiera que vive retraída en sí misma y sólo acoge en su seno a extraños en su mundo (por no decir su casta), por voto o cooptación. . En este sentido, no se puede dejar de establecer una relación con la definición de deportista aficionado dada en 1886 por el Amateur Athletic Club del Reino Unido: "Un aficionado es cualquier caballero (...) que no es ni trabajador ni artesano, ni jornalero".

Segregación por el dinero... Podemos explicar esta concepción por la mentalidad británica que ve en las actividades deportivas un medio para inculcar disciplina, para controlar los impulsos violentos, para formar hombres capaces de defender el imperio. Pero también “(…) un medio para separar a los hombres de las mujeres, la élite de las clases bajas, los blancos de los negros, los ricos de los pobres, los colonos de los súbditos colonizados”.

 ( Patrick F. McDevitt ).

 

Por lo tanto, el deporte refuerza las distinciones entre grupos sociales. En Pau, que no es una colonia, el deporte no se impone con miras a formar y desarrollar una casta dirigente, a "civilizar" al sujeto colonial "primitivo". Contrariamente a la práctica colonial británica, no hay androcentrismo en Pau, no hay segregación sexual marcada, y las mujeres terminan participando en actividades deportivas. (Cabe señalar que en el golf, inicialmente, hubo segregación, las mujeres luego tuvieron su propio campo antes de poder mezclarse con los hombres). En Pau, las élites anglosajonas, que viven al margen de la sociedad indígena, introdujeron el deportes de su clase mencionados anteriormente. Pertenecer a círculos o clubes a los que se accede sólo por patrocinio, que exigen un equipo costoso y el pago de una suscripción, permite cultivar la homogeneidad social. Esto recuerda al entre-soi colonial del que los nativos fueron excluidos durante mucho tiempo antes de que se aceptara la participación de las élites nativas. Estas actividades son un "espacio de distinción"   correspondiente a una visión distintiva y jerarquizada de la sociedad.

Las clases trabajadoras de Pau sólo se emplean en tareas serviles destinadas a hacer posibles prácticas reservadas a sus patrones. Son meros sirvientes, empleados. Por otro lado, las élites de Pau se ven tentadas a imitar a quienes les son superiores socioeconómicamente para adquirir reconocimiento social. Están ansiosos por adoptar estos deportes por mimetismo para "cultivar su estatus social privilegiado".

La buena acogida de estos deportes, considerados de élite por cierta sociedad pau, se debe "a sus propiedades socialmente diferenciadoras que ofrecen la posibilidad de diferenciarse de otros componentes de la sociedad local". Para algunos, es un "medio de combatir los prejuicios que los británicos puedan cultivar hacia ellos". La perpetuación de estas prácticas también puede explicarse por el hecho de que algunas de las élites locales las consideran investidas de valores sociales y/o morales. La prensa es aquí el vector de la práctica deportiva en la alta sociedad y la burguesía de Pau: Le Mémorial, Le Patriote, Pau Gazette, Pau Saison, el Journal des Étrangers.

Para conquistar un lugar privilegiado entre las estaciones de invierno francesas y competir con ellas, favoreciendo así la prosperidad de la ciudad, el municipio, que sigue las modas pero no toma la iniciativa, promueve y anima la llegada y la estancia de esta rica colonia. Cuanto más un deporte es una fuente de ingresos para la industria del comercio y la hospitalidad, más probable es que genere publicidad nacional e internacional,
resuena en la prensa, y más subvenciones recibe. Se otorga terreno, se ofrece equipamiento, se otorgan ventajas de todo tipo. Le Patriote des Pyrénées del 27 de junio de 1912 lo dice claramente: "Nuestros gastos deportivos son justificados y populares porque el deporte es el gran atractivo de nuestra estación invernal".

Por tanto, es gracias a la presencia de esta sociedad de ricos visitantes invernales cosmopolitas que L'Indépendant del 23 de marzo de 1907 puede afirmar que Pau es "el principal centro deportivo francés".